Gracias, mi amigo

Hablar contigo es mirarme en un espejo. Ese placer de verme desnuda a tu lado sin miedos, sabedora de tu complicidad eterna. Igual que siempre tu voz me espabila, me rejuvenece. Vuelvo a mi ser original, el que me acompaña en el viaje, ya ni recuerdo el tiempo. Defensor de mi alma hasta la médula,Sigue leyendo “Gracias, mi amigo”

Huelo a noche marraja, a sal y al Nazareno

Testigo del tiempo. Las ramas de la Pasión se pliegan sobre su cuerpo abriéndose camino como el cincel de Capuz entre los relieves de madera de los que emana el pelo de Jesús, El Nazareno.. Te cuelas en mi alma y guías mis pasos, mis pensamientos … Un tambor sordo agita mi pecho como unSigue leyendo “Huelo a noche marraja, a sal y al Nazareno”