Gris pinocho

Marioneta de madera pintada. Pinocho. Cartagena

Doblada la sonrisa. Con la monótona inexistencia

del que dejó de soñar que quizás exista un mañana

ese gemido es ya conocido, el mismo fantasma.

Estalactitas de miedo en el mantra,

manchas de una infancia en gris pinocho.

Se agitan las esquirlas de arena en mi playa.

Marejada en los océanos, esta noche rondan

los señuelos de una vida…, empachada en palabras

Acaba el poema, pero sé que mañana

esa sirena seguirá en el agua … 

 

Por eso escribo

Tulipanes. Acuarela. Hospital Santa Lucía. Cartagena

Escribir para decir aquello que amas

Escribir para soñar en voz alta

Escribir para reinventar un mañana

Escribir para estar a tu lado cuando callas

Escribir para que crezcan otras almas

Escribir para sentir esa llamada

Escribir para olvidar las heridas que no sanan

Escribir para achicar el agua

Escribir para iniciar un viaje cada día

Escribir para que prendan las llamas

Escribir para vivir otra galaxia

Escribir para aprender mis faltas

Escribir para enfrentar los egos

Escribir para comprenderte y comprenderme

Escribir para olvidar el dolor de unas palabras

Escribir para saberte cerca

Escribir para viajar a un país en calma

Escribir para asomarse a la ventana en otros ojos

Escribir para amarte en mil instancias

Escribir para dejar hablar al silencio

Escribir para sentirte a pesar de las voces

Escribir para escucharme y darte las gracias

Escribir para volar contigo en unos versos

Escribir para aflojar la carga

Escribir para soñar descalza

Escribir para acompañarte al café

Escribir para impulsar tus ganas

Escribir para juntar todas mis cartas

Escribir para borrar las voces que dañan

Escribir para jugar otra mirada

Escribir para oírte y oírme

Escribir para hablar entre líneas

Escribir para acallar el mal hay marejada

Escribir para sanar sin falta

Escribir… aún sin ganas.

Frasco

Maternidad. Acuarela de Sylvia. Hospital Santa Lucía. Cartagena

Con el frasco de emociones tieso por vacío

todas esas voces hablan en esperanto

callosas alegrías que hoy no lo son tanto

Sin oxígeno que respirar cambió el final.

No dijo adiós. No encontró su lugar

No se quiso quedar,

papel mojado en un charco.

Se borró la tinta y solo ve el blanco.

Ordenó sus cosas salió a pasear

aprendió el valor de lo callado.

Y es que no hay repuesto

ni existe un recambio.

Ahora sabe amar,

no le importa llorar,

descubre la luz tras el llanto.

Caricias

Ninfa azul. Cartagena.

Es difícil entender el alma humana

escuchar aquello que todos callan

sentir el lenguaje de un arpa

el amor en tu sonrisa

el aroma de tu cuello

ese cisne hecho jazmines

que despliega en rosal tus alas.

Tus manos huelen a ternura

dulce, almibarada, celestial.

Hablas en la lengua de las hadas

y yo me siento transformada.

Tus caricias me domestican

huelen a pureza tus abrazos.

¡Quédate! y siempre…,

dámelas.

Gracias

Sol junto a una yerbera. Mayo, Cartagena.

En estas horas malas

doy gracias por el amor

que me regalas.

Vuelvo a escuchar un tambor

bailan los ángeles un clamor

no quiero más que salgas …

Eres la fuerza de mi voz

la vieja y dulce canción

el calor,

y la añoranza

de un tiempo en que fui feliz

exento de trampas

solo existe una palabra…

Esperanza.

Tus rosas

Tus rosas…

Las lágrimas siempre son amargas

resecas en mi garganta …

cómo duele el amor

sanguijuela voraz

que gangrena en mi sangre

Los ojos se humedecen a traición

el alma en jirones se arrastra.

Son una detrás de otra

y … todas, inesperadas.

En el lagar de la vida

tengo mono de tus palabras.

Ahora entiendo este dolor

y duelen más mis hazañas.

Por eso te pido perdón

y quisiera darte las gracias

Por favor aún no …

aún no te vayas

Hoy tus rosas visten

de rosa mi esperanza.

Esperanza

El amor está en el aire

Llora la cobardía y

agoniza la esperanza.

¡Qué difícil ver otra mirada!

Ahora tengo fuerzas

no pienso rendir batalla.

Eres lo que importa

lo demás es nada.

Tu amor me susurra

estas palabras…

Versos

Subida a cala Cortina. Cartagena.

Entre las grietas de esas piedras

amarillenta (re)verdeas primavera,

en forma de túnel o de escalera

más allá de las quimeras.

Donde el sol pinta el mar

se acaba la oscuridad

y susurran las sirenas.

Se respira el silencio …

Este lugar es mi hogar

la cala de mis sueños.

No sé qué tiene

el líquido elemento,

ni tengo memoria de pez

ni se escribir un soneto,

pero siento paz

y te entrego estos versos…

Alerta

Muelle de la Curra y Faro de Navidad. Cartagena.

Negro noche pavor…

es solo una perspectiva

creí aquello que me decían

ahora entiendo tantas cosas

la parálisis del miedo

las arenas movedizas

la inconstancia y el terror

el horror de esas mentiras

Hoy veo el poder del amor

y te escribo unas líneas

para darte la razón

es profunda la herida

pero estoy alerta …

Vuelo

Rincón verde… Cartagena.

Es bonito saber que aún callado

estás atento.

En silencio se cocina el amor

los besos

y coincidimos en el tiempo.

A veces tropiezo me demoro

se producen desencuentros…

Muevo ficha

me tambaleo

reinterpreto la distancia

me sostengo en el aire

y vuelo …

A %d blogueros les gusta esto: