Claqué en verso

De noche en la madrugada he soñado un poema. En la lengua de Cervantes, lo imposible se ha hecho letra. En cálidos arrullos el astro susurradome unas palabras. La poesía es este día, ¿sientes mi cálido abrazo? Las meigas bailan claqué sobre las migas de mi piel. Campanilla anda que anda El laberinto de miSigue leyendo “Claqué en verso”

Piedras

Los colores de mis piedras Son voces de los ancestros Se elevan como las hiedras Mudos, espasmos sin rostros. Rodados en las corrientes Gritan. Se hacen más patentes cuando atraviesan las mentes y conquistan a las gentes. En rosa, chicle y cristales con sabor a minerales, atraviesan los volcanes gravitan por mis eriales. Inquietan laSigue leyendo “Piedras”

El muelle

Fuego. Oráculo de lo eterno. El muelle, eso oculto en mis letras. Emociones como velas en mis poemas… Heridas cautivas, prisioneras de mi máscara. Gritos en el silencio del habla. Paradas en las estaciones del alma. Cruces como tormentos, mi culpa. Flores, como espinas en mis lágrimas. Lágrimas, como risas de mi orilla… Desdicha enSigue leyendo “El muelle”

Alma en las raíces

Una cohorte de hormigas sortea mis raíces. Despojadas del verde de su ornamento, las lianas se desprenden de mis ramas en busca de tierra. Son adventicias como mi afán de supervivencia, esa energía que me ata a la materia. Hoy un dron araña mi corteza. Tengo nostalgia del peso de aquellas bolas de goma golpeándomeSigue leyendo “Alma en las raíces”

Respeto

Dicen ahora que peino canas. Alojado entre las líneas de diferentes caras, envuelto en la materia. Trozo de carne que, en la jerga de andar por casa, llaman jeta. Rostro, en sentido dieciochesco. Semblante, facciones, todo en tropel y ninguno es auténtico. Chispa inmortal, suerte, causa de envidia, sangre, muerte y vacío … Tu vozSigue leyendo “Respeto”

Gracias, mi amigo

Hablar contigo es mirarme en un espejo. Ese placer de verme desnuda a tu lado sin miedos, sabedora de tu complicidad eterna. Igual que siempre tu voz me espabila, me rejuvenece. Vuelvo a mi ser original, el que me acompaña en el viaje, ya ni recuerdo el tiempo. Defensor de mi alma hasta la médula,Sigue leyendo “Gracias, mi amigo”