¡Salta!

Ahora hasta me sobra cuando antes fue único días de hasta treinta horas en una larga madrugá con ganas y de fiesta. Le hago la cobra al reloj. Me fundo toa la pasta … sin guita en un plis plas. Litronas bajo el puente, versos improvisados historias en un reloj … nunca gasto la arena.Sigue leyendo “¡Salta!”