Tu choza

Edulcorada y sin hiedra piedra fría adulterada cómo duele … esta herida dura, no está restaurada. Bañada en la madrugada ya son hoy doce días, llenos de virguerías acongojada helada. Tan siquiera dos semanas colmadas en noches largas. Sé que volveré mañana… Ojalá fuese pequeña esa niña que desdeña todavía andándote a gatas limpiando otraSigue leyendo «Tu choza»